Cocina italiana: los orígenes

¿Quien escribió el primer libro de cocina italiana? ¿Como nacieron los restaurantes? ¿Y dónde se inventó el helado?

La cocina italiana representa lo más genuino que se pueda esperar, por su sencillez, por el uso de materias primas, sus especialidades locales y las saludables y sabrosas especialidades de nuestra tierra. Pero antes de llegar a la actualidad, para contestar a esas preguntas, hay que saber cómo la cocina italiana se evolucionó y adaptó en el espacio de miles de años.

¡En este articulo les voy a hablar de cómo nuncio nuestra cocina! ¡Podemos decir en realidad cómo nació la cocina de cualquier país, ya que muchas de las costumbres italianas fueron exportadas durante los siglos hacia Europa y luego hacia al mundo entero!

Entonces si quieres descubrir 7 grandes curiosidades sobre la gastronomía italiana y cómo llegaste a comer tu también con el tenedor lee este articulo hasta al final. Estoy segura de que te sorprenderá! 

#1. El primer libro de cocina italiana

Primer libro de cocina

En el arte culinario antiguo, la colección de las mejores recetas se atribuyó a Celio Apicio, un cocinero de la Roma Imperial. Se dice de él que, habiendo dilapidado sus bienes, en los placeres de la mesa, se envenenó por miedo a morir de hambre. El suyo fue el primer libro de cocina escrito en Italia.

#2. El trabajo de cocinero

En 1200 el dinero comienza a circular y los comerciantes comienzan a enriquecerse. Se organizan banquetes, fiestas y los cocineros son llamados y pagados exageradamente por día. El gobierno tuvo que intervenir en este sentido, regulando y limitando los reclamos de los cocineros.

#3. La comida es riqueza

Banchetto rinascimentale

En el siglo XIV, la fiesta continúa, pero ricos manteles, vajillas de oro y plata comienzan a verse en las mesas en ocasiones especiales. Los comensales todavía comen dos o tres en el mismo plato. Los tenedores aún no existían, solo había cuchillos y cucharas. Al final de la comida, cada comensal solía lavarse las manos con agua perfumada. Solían darse un festín con carnes asadas o pescado, y al final de la comida fruta o unas tortitas con miel o aromatizadas con especias. 

A esa época, la riqueza de una persona se juzgaba sobre la base de la comida que servía en la mesa. Para realzar el sabor de estos excéntricos platos se utilizaban diversas salsas a base de ajo, cebolla, miel y especias. En ese momento no había café ni té, ni chocolate, ni licores, por lo que en lugar de estos “excitadores” se usaban especias, como canela, clavo, jengibre.

#4. La repostería de alto nivel

Llegando al siglo XV, el arte culinario evoluciona y mejora. Se descubre una cocina más ligera y también se empezó a dar un orden, cuando los platos se servían en las mesas. Es en este siglo que nació el arte de la repostería de alto nivel. De hecho, al final de la comida, los chefs servían Postres reales que representaban temas mitológicos. En el siglo XV también aparece el tenedor.

#5. Los refinamientos en cocina

En el siglo XVI, la cocina italiana alcanza su apogeo. Los reyes y príncipes extranjeros vienen a Italia en busca de chefs capaces de animar sus mesas. La cocina se enriquece con todos los refinamientos, que hoy son patrimonio del arte culinario moderno, como frutas, verduras cocidas en aceite o mantequilla, sabrosos aperitivos. En el siglo XVI los cocineros también son escritores de sus libros de cocina y cuentan cómo se embellecían las habitaciones, enriqueciéndolas con alfarería de plata.

#6. El primer lugar público y las primeras pastelerías

Bottega del caffè

En el siglo XVII algunas preparaciones serán reelaboradas, con la incorporación de nuevos ingredientes y perfeccionando todo desde los años 400 y 500. Es en este período que se difunden el café, el chocolate y el té, nuevas fuentes de alegría para los paladares. El primer lugar público, llamado Bottega del caffè, nació en Venecia en 1683, donde se vendía la famosa bebida. 

Surgen también las primeras pastelerías, lugares de lujo de origen francés y los reposteros italianos eran famosos en Europa por sus preparaciones regionales como los cannoli siciliani o el famoso turrón de Cremona o los buccellati de Lucca. El helado, nacido en Toscana en el año 500, encuentra su perfección en Sicilia, y los pasteleros sicilianos emigraron a las capitales europeas, exportando sus creaciones, pero guardando sus secretos.

#7. Los primeros restaurantes

Los primeros restaurantes

Por fin llega el siglo de las damas empolvadas, que además de pasear días enteros por sus suntuosos jardines, quieren meter la mano en las cocinas y preparar platos delicados y ligeros. Aquí los asados barrocos se sustituyen por espumas de pollo, jamón, pero era solo una forma de disimular las ganas de comer mucho. Además, este es el período en el que se siente la necesidad de elegir alimentos que no dañen la salud

También terminan los suntuosos y vulgares banquetes, los comensales son más refinados, como también la alfarería y adornos para las mesas. La conversación entre los comensales también se vuelve más interesante y educada. Así, a finales del siglo XVIII asistimos a un nuevo fenómeno del gusto. Los chefs más famosos, en lugar de aspirar a cocinar para los Príncipes, abren sus propios lugares, los “Restaurantes” donde todos, siempre que sean ricos, pueden permitirse comer alimentos refinados y elegir platos.

¿Conocías la historia de la cocina italiana? ¿Qué te sorprendió más? Cuéntamelo en los comentarios o en mis redes sociales.

¡Si quieres aprender italiano conmigo haciendo lo que más te gusta podemos hacer clases personalizadas! Elige AQUI el paquete que prefieres y llena el formulario para que pueda armar un plan de aprendizaje exclusivo para ti! 

Si te ha gustado este post compártelo en tus redes sociales.

Lascia un commento

Enter Captcha Here : *

Reload Image